AI LAKET!!

20 jul

LSD

Para descargar los materiales en euskera y castellano pincha sobre la imagen.


Composición química y presentación

Potente visionario que se extrae del cornezuelo del centeno. LSD son las iniciales en alemán de la dietilamida del ácido lisérgico. Se presenta en forma líquida, aunque por lo general se comercializa impregnado en papel secante (tripis) o más raramente en gelatinas o micropuntos.

Historia

Esta considerada la reina de las sustancias enteógenas, pues sus efectos son 7.000 veces más potentes que los de la mezcalina o el peyote. Las dietilamida del ácido lisérgico es descubierta de forma imprevista en el año 1943. Albert Hofmann experimentaba buscando un estimulante circulatorio y respiratorio, cuando absorbió sin querer un compuesto sintetizado años atrás, que le produjo efectos alucinógenos insospechados. Tras causar sensación en los círculos de neurólogos y psiquiatras, años mas tarde, irrumpe en la calle y es satanizada, como casi todas las drogas de abuso. Socialmente, en los años 60 tuvo su época de esplendor al ser adoptada por el movimiento Hippie como la droga bandera del momento. Posteriormente su uso ha sido constante, aunque minoritario, como sustancia de uso lúdico.

Dosis

Los tripis normalmente llevan entre 50 y 200 microgramos (mcg= millonesima parte de gramo). La dosis activa se encuentra a partir de los 25 microgramos, estando la dosis media en 100 mcg. y la dosis alta en 250 mcg. Como generalmente desconoceremos la cantidad exacta es conveniente no comerse más de ¼ de tripi hasta comprobar el efecto y evitar posibles sobredosis o viajes muy chungos. Es una sustancia muy particular, por lo que la misma dosis puede afectar de muy distinta forma a según qué personas y hay que tener en cuenta que por sus características, con dosis ínfimas puede producir grandes efectos.

Efectos

Los efectos del LSD son muy diversos e impredecibles, variando enormemente según la dosis y el tipo de persona que lo tome, (personalidad, estado anímico, entorno,…). Modifica los estados de conciencia, percibiendo el mundo interior y exterior de manera inhabitual, experimentando alucinaciones de gran intensidad, alteraciones en la percepción del espacio-tiempo, distorsión cromática y auditiva, disminución del sueño así como cansancio y rigidez muscular. Los efectos normalmente duran entre 8 y 12 horas, aunque se tarde bastante más tiempo en recuperar la normalidad total de la conciencia. Generalmente acentúa el estado anímico de quien lo consume, influyendo, además, el contexto, la personalidad y la predisposición de quien lo toma. Si estas tranquilo, en una situación de bienestar, puedes disfrutar de una experiencia enriquecedora y divertida, ahora bien, si te encuentras nervioso, inseguro, con miedos o preocupaciones, puede ser “lo menos”.
Se detecta en orina hasta 5 días después de consumir.

Efectos secundarios. Riesgos

El más peligroso es la posibilidad de quedarte colgado, esto se da en personas que presentan una predisposición a padecer trastornos psicológicos graves como esquizofrenia, brotes sicóticos, estados de confusión y delirio. A veces pueden repetirse los efectos sin haber consumido por asociación con otras sustancias, es decir consumir marihuana durante el viaje, y tener un flash back al volver a fumar marihuana días después (anclaje) Un consumo continuado o dosis muy altas puede desembocar en depresiones, paranoias y otros trastornos. El LSD no produce dependencia física ni psíquica aunque sí crea tolerancia.

Reduciendo riesgos

– Aunque hayas tenido buenos viajes es mejor espaciarlos en el tiempo. Es la mejor forma de poder volver a tenerlos y evitar riesgos ligados a un uso habitual, (angustia, depresión, insomnio…).
– El contexto puede influir decisivamente. Elige bien el lugar (que os sintáis tranquilos), el momento (sin malos rollos en la pelota) y la compañía (es mejor hacerlo con gente de confianza y mejor aún si hay alguien experimentado). Evita consumir solo. Intenta evitar improvisaciones a la hora de tomártelo, máxime si has ingerido otras sustancias o piensas hacerlo.
– El LSD combina pésimamente con la mayoría de sustancias de uso habitual, siendo el alcohol y la ketamina las menos recomendables. Ajo y agua que dice el refrán.
– Si no quieres que el viaje acabe mal de narices, ni toquéis el coche.
– La experiencia con LSD no es precisamente corta, procura tener libre el día siguiente.
– Si tomas, mejor con la digestión bien acabada, y mejor de pasta que de chuletón.
– Aunque te baje el ciego, es difícil conciliar el sueño, si te inflas a porros, tampoco dormirás y te puede entrar el mal rollo.
– Si te da un mal viaje no te agobies, tendrá su fin. Si lo haces no conseguirás pararlo, es mejor tranquilizarse, aceptarlo e intentar darle la vuelta. Si estas muy mal y SOLO has tomado LSD, tomate un Valium de la mínima concentración. SOLO si no has tomado nada más. Los malos viajes nunca vienen solos, cuando pase, analízalo y saca tus conclusiones, puede ser una lección interesante.
– Si estás con alguien al que le ha subido chungo, procura que se calme, no te agobies tú y transmítele tranquilidad, que intente darle la vuelta y no rayarse porque será peor. Si estáis en un local, salir y dar un paseo al aire libre. Si va a peor, lo mejor es ir al hospital o llamar a los servicios sanitarios.

Ketamina

Para descargar los materiales en euskera y castellano pincha sobre la imagen.

Composición química y presentación

La ketamina (2-(0-clorofenil)-2-metilaminociclohexanona) es un disociativo (separa cuerpo y mente), de corta duración, además de un potente analgésico. Se presenta diluida, como principio activo de medicamentos comercializados (Ketolar es el más conocido), o en polvo una vez cocinada (evaporado el liquido excipiente). Normalmente se inhala o se administra por vía subcutánea.

Historia

La ketamina se sintetizó en 1962 por el químico belga Stevens y utilizada por primera vez en 1965. Normalmente se utiliza en medicina veterinaria, aunque también se utiliza en ocasiones para curas de grandes quemaduras. También ha sido utilizado como anestesia humana en combinación con un sedante, empleado por algunas esferas médicas, como la Federación Rusa, entre otros.

En psiquiatría se ha utilizado para tratamientos de alcoholismo, y existen diversos estudios acerca de su potencial terapéutico en casos de enfermos terminales. Entre los psiconautas la ketamina se comenzó a utilizar al ser esta un potente entéogeno capaz de llevar la mente a un profundo viaje, en lo que se han denominado experiencias cercanas a la muerte, en administraciones intramusculares y previamente preparadas. Sus primeros usos lúdicos se dieron en EEUU a finales de los 60 y principios de los 70. A principios de los 90 empezó a circular en clubes de Nueva York, y desde entonces se ha ido extendiendo por casi todo el mundo. En EH, aparece a finales de los 90 en círculos pequeños, generalmente en contacto con Londres, para irse extendiendo paulatinamente a todo tipo de ambientes, con más presencia en círculos ravers y afters, cambiando notablemente la manera de entender la fiesta. Hay que remarcar que la ketamina no es una droga muy acorde para utilizarla para ir de marcha, tanto por sus efectos como por su peligrosa combinación con otras sustancias.

Dosis y posología

Las dosis varían según los efectos deseados y la vía de administración. Inyectada, con 1,5mg/Kg. se consigue una experiencia de lo que se ha llamado muerte en vida. Este tipo de experiencias no son ninguna tontería y de llevarse a cabo, es conveniente tomar todo tipo de medidas preventivas. Inhalada no existen medidas explícitas (un punto, una raya) y hay que tener en cuenta que la diferencia de los efectos entre una dosis baja y una media, no radica en que sean más fuertes, sino que pueden ser cualitativamente muy diferentes y la ketamina es un enteógeno muy potente. Al generar una gran tolerancia el efecto puede variar muchísimo, al igual que hay que tener en cuenta peso, género, etc.

Efectos

En dosis bajas establece una nueva relación entre el cuerpo, la mente y el entorno, con sensaciones de euforia, visión borrosa, descoordinación,..parecidas al alcohol junto a la sensación de flotar y sentidos distorsionados. Tras un aumento de la dosis, la separación aumenta y el efecto anestésico se hace más evidente. En estos casos pueden aparecer episodios y sensaciones de abandonar físicamente el cuerpo y este mundo. Se produce una gran descoordinación, dificultad para moverse y hablar y visión doble o borrosa. Mezcladas con otras sustancias (como se hace habitualmente), los efectos se pueden superponer y multiplicar los riesgos.

Efectos secundarios. Riesgos a corto y largo plazo

El consumo continuado acarrea riesgos muy serios que pueden derivar en problemas de visión, lesiones cerebrales, trastornos en la memoria, capacidad de concentración, depresión e incluso ciertas formas de demencia. En personas que han desarrollado tolerancia alta, pueden tener serios problemas si alguna vez han de someterse a una intervención quirúrgica con anestesia, total o parcial. También suelen aparecer los flash backs y tics nerviosos. Hay que tener en cuenta que bajo los efectos de la ketamina la percepción de cualquier peligro se ve alterada, así como la capacidad de reacción ante cualquier imprevisto, por lo que se aconseja tomarla en compañía de alguien que no lo haya hecho, así como hacerlo en un contexto seguro, reduciendo las posibilidades de sufrir accidentes
La ketamina tiene una tolerancia alta y una fuerte capacidad adictiva psíquica.

Contraindicaciones e interacciones

– Especialmente contraindicada a personas que padezcan enfermedades cardiacas, hepáticas, convulsiones o presión arterial alta.
– La ketamina interacciona peligrosamente con el resto de sustancias que se consumen habitualmente de marcha. En especial con el alcohol o cualquier tipo de sedantes.

Reduciendo riesgos

-La ketamina es una sustancia muy potente en sus efectos, valora bien antes de consumirla que es lo que esperas de ella.
-Si la esnifas, no compartas el rulo
-Tómala acompañado, evita hacerlo en solitario.
-Olvídate del coche, coge un taxi si te tienes que desplazar.
-Recuerda que por sus efectos y características si la tomas de marcha (raves, fiestas, discotecas) los riesgos son mucho mayores que si se toma en ambientes mas relajados y tranquilos (casa,…).
– La ketamina obtenida a partir de medicamentos en los que la combinan con otras sustancias (con tranquilizantes,…), no es solo Ketamina, al loro, pues los riesgos que corremos son más y más graves.

Heroína

Para descargar los materiales en euskera y castellano pincha sobre la imagen.

Composición química y presentación

La diacetilmorfina o heroína (también conocida como caballo, jaco, burro….) es un opiáceo obtenido a partir de tratar la morfina. Es un depresor del SNC, con efectos analgésicos. Habitualmente se presenta en polvo de color marrón. Se administra por vía intravenosa, inhalada o fumada, (chinos).

Historia

La heroína se sintetiza inicialmente a partir de la morfina en 1898 y fue comercializada exitosamente junto a la aspirina por los laboratorios Bayer, quien la bautiza con el nombre por el que la conocemos hoy. Hasta su prohibición en 1924 era prescrita para tratamientos con cuadros de dolor intenso. La heroína proviene fundamentalmente de países con grandes extensiones de cultivo de adormidera, como Tailandia, Birmania, Afganistán,… aunque en las últimas décadas también se ha cultivado en países como Colombia y México. A finales de los 70 la heroína fue satanizada y presentada como la droga maléfica por excelencia, con gran capacidad adictiva y mortífera, generando a partir de entonces la aparición de patrones de consumo muy diferentes de los que habían existido. Aparece la figura del “yonki”, ligada a una imagen callejera y marginal. Droga satanizada a la vez que venerada en círculos artísticos e intelectuales, en EH aparece traumáticamente a finales de los 70, irrumpiendo con graves consecuencias por falta de información y usos equivocados que generaron graves trastornos en una generación completa. En los últimos años, parece existir un pequeño rebrote en su consumo con patrones de consumo distintos a los del yonki marginal. En algunos círculos de usuarios de drogas de diseño, estimulantes sobre todo, suele consumirse al final de un finde de marcha para bajar el globo y el atacón.

Dosis y posología

Hay que tener en cuenta la tremenda adulteración a la que se ve sometida la heroína que podemos encontrar generalmente en la calle. Para usos extrafarmacológicos, las dosis bajas rondan los 5 mg. las medias 15 mg. y las altas más de 25 mg. La dosis letal se calcula en 250 mg. para sujetos sin tolerancia. Por vía inhalada y fumada los efectos son rápidos aunque menos intensos. Es una sustancia que genera gran tolerancia y tiene gran capacidad adictiva, diversos estudios indican que tras un uso diario de ¼ de gr. durante un mes, se produce un síndrome de abstinencia o mono, con síntomas muy desagradables. En los usuarios neófitos las primeras tomas generan síntomas muy desagradables como, náuseas, vómitos….
La sobredosis por heroína es mortal, aunque no instantáneamente, sino tras sufrir un coma de horas, por lo que normalmente las muertes súbitas atribuidas a esta causa, habitualmente son por envenenamiento por alguna sustancia con la que estaba adulterada.

Efectos

Aunque depende tanto de la dosis como del grado de tolerancia y antigüedad del usuari@, a dosis moderadas produce un efecto euforizante y analgésico inmediato, experimentando un estado de tranquilidad y bienestar, acompañado de una depresión del SNC, ralentizando el pulso y el ritmo respiratorio. En dosis medias-altas se pasa de un estado de ensoñación consciente a uno de sueño intermitente. En el ámbito sexual es casi imposible alcanzar el orgasmo, generándose una marcada apatía sexual en usuarios habituales.

Efectos secundarios. Riesgos a corto y largo plazo

Uno de los principales riesgos es la transmisión de enfermedades, (Sida, hepatitis C,…), si compartimos jeringuilla, así como el de muerte instantánea en caso de introducirse alguna burbuja de aire.
El síndrome de abstinencia se presenta en forma de vómitos, mareos, fiebre, nauseas, temblores, sensaciones de frío y calor…y puede durar varios días o semanas dependiendo del grado de adicción. Su mayor riesgo es su alta capacidad adictiva y los trastornos que una adicción como ésta puede llegar a generar.

Interacciones

Existe una forma de uso mezclándola con sustancias estimulantes como la cocaína o el speed (speed ball), de efectos contrarios, de cara a conseguir un estado de apaciguamiento animoso. Esta mezcla soporta tremendos riesgos de sobredosificación y físicos de todo tipo, por lo que es muy desaconsejable.
La heroína posee gran capacidad adictiva sobre todo si es utilizada para paliar problemas no ocasionales como el insomnio, trastornos de conducta, carencias de cualquier tipo,..

Reduciendo riesgos

-Si te la inyectas no compartas jeringuillas, es la causa principal de transmisión de muchas enfermedades.
-Engancha rápido y fácil, apenas sin darte cuenta.
-No la utilices para combatir la tristeza, el insomnio o los bajones, pueden ser situaciones cotidianas, y en poco tiempo encontraremos cada vez más momentos para tomarla.

14 jul

Alcohol

Para descargar los materiales en euskera y castellano pincha sobre la imagen.

Composición y presentación

El etanol o alcohol etílico es una sustancia depresora que se obtiene a través de un proceso de fermentación en una atmósfera cálida y mediante levaduras. El etanol esta presente en cantidad de bebidas de diferentes graduaciones y al ser legal, toda esa información la tenemos presente en las etiquetas cuando son bebidas comercializadas.

Historia

Se tiene conocimiento del uso de alcohol desde hace miles de años, en casi todas las civilizaciones hasta nuestros días, con fines religiosos, médicos, de celebración, de socialización y de guerra. En 1918 se prohibió en EEUU (Ley seca), con unas consecuencias económicas y sociales devastadoras, que demostraron ya en aquel entonces el fracaso de las legislaciones prohibicionistas ante el “problema” de la droga. En nuestro país no existe celebración que se precie sino es alrededor de un vaso de priva, dándose una situación de alcoholismo preocupante y difícil, pues la percepción de riesgo de los usuarios es muy baja. Es costumbre que siendo todavía niños se pruebe el alcohol con pleno consentimiento e incluso animados por los progenitores.

Dosis y posología

La dosis la tenemos cada cual, lo mejor es beber pausadamente y saboreando cada sorbo, sin mezclar e intercalando bebidas sin alcohol, como el agua, paliando así en gran medida la deshidratación producida por el alcohol.

Efectos

Como en todas las sustancias los efectos varían según la dosis, tolerancia, edad, peso, etc. En la ingestión de alcohol podemos diferenciar tres fases en sus efectos:

-Con dosis moderadas, o sea, pillar un puntito se tiene mas sensación de seguridad (por eso en algunas personas actúa como relajante), euforia, risa fácil, y se observa una mayor lentitud en los reflejos y en la capacidad de reacción.
-Con dosis medias altas o lo que comúnmente se conoce como borrachera la visión queda distorsionada (ver doble), somnolencia, dificultades para caminar y para hablar fluidamente. También pueden darse mareos, nauseas, vómitos y una actitud hostil y agresiva.
-Con sobredosis, se da una perdida de la consciencia, de reflejos y en ocasiones puede llegar a producirse una parada cardiorrespiratoria.

Contraindicaciones

– El alcohol combina mal con casi todas las sustancias, (cannabis, GHB, éxtasis,….). Ver apartado Mezclas.
-No mezclar con antibióticos, pierden efectividad y pueden potenciar algunos de los efectos del alcohol. Leer siempre el prospecto que acompaña a todos los antibióticos.

Efectos secundarios. Riesgos a corto y largo plazo

El alcohol es una droga muy presente en la vida occidental, socializada e incluso bien vista, a pesar de causar 50 veces más muertes que todas las drogas ilegales juntas. La dependencia física y psíquica del alcohol es de las más graves. El síndrome de abstinencia o “delirium tremens” no suele desencadenarse sin un consumo previo continuado de 7 u 8 años. En nuestra cultura el acceso al alcohol es fácil, y la percepción del grado de alcoholismo que podemos tener es casi inexistente, por ello los “delirium tremens” suelen desencadenarse ante la interrupción de la ingestión por enfermedades graves u operaciones. El delirio alcohólico produce un estado de completa desorientación mental, acompañado de alucinaciones muy vivas y aterrorizantes, con fuertes espasmos, vómitos, mareos y rigidez muscular que puede durar alrededor de una semana, día y noche. En el 67% de los casos se produce un deterioro mental importante.

En el plano físico un consumo excesivo y/o continuado (con regularidad, todos los días, todos los fines de semana,…), conlleva serios problemas de salud a nivel hepático (cirrosis…), estomacal, vascular y de páncreas. También es causa de graves trastornos a nivel afectivo y de voluntad, así como trastornos de índole más social como incapacidad para el trabajo y episodios de violencia y agresividad.

Reduciendo riesgos

-Si vas a beber es conveniente beber medio vaso de aceite de oliva antes, así como beber medio litro de agua antes de dormir. Los efectos de la resaca se reducirán y tu estomago lo agradecerá.
-Tener un buen aguante no tiene otro significado que estar subiendo el grado de alcoholismo, ni más ni menos.
-Conducir bajo los efectos del alcohol es peligroso para ti, para los que te acompañan y para el resto de conductores y viandantes. Conducir con más de 0,5 gr. de alcohol/litro de sangre (2 cervezas) está multado e incluso penado. Taxiiiiiiii!!!
-Si te has sobrado, lo del café, vomitar, duchas frías,… no sirve de nada para reducir el nivel de alcohol. Solo hace falta tiempo, paciencia y ya bajará.
-El alcohol fomenta la agresividad, si estas de malas o eres potencialmente agresivo mejor ir al monte o al gimnasio y sudar. Un pedo no es lo más aconsejable
-Consumir alcohol con regularidad es fácil que desemboque en un grado de alcoholismo que es difícil detectar, y a veces es demasiado tarde.
-Mezclar distintos tipos de bebidas alcohólicas solo te producirá más resaca y un pedo más sucio que si no mezclas.
– Cada uno tiene su ritmo, que no lo marque el que más beba
– Cuando bebemos en grupo, “rollo botellón” o “litrona”, es casi imposible saber las cantidades que bebemos y esto propicia bastantes borracheras chungas y hasta comas etílicos. Unos vasos de plástico, pueden servirnos de guía para controlar las cantidades que bebemos, y así evitar el pasar en media hora de estar serenos a tener que llamar a una ambulancia.
– Si vas de pedo, guárdate bien la cartera y el móvil. Se están dando casos de gente que es robada cuando esta semiinconsciente tirada en la calle.

euskera

Licencia Creative Commons

Ai Laket!! por Asociación Ai Laket!! Euskadi Elkartea se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported. Basada en una obra en www.ailaket.com