AI LAKET!!

20 jul

LSD

Para descargar los materiales en euskera y castellano pincha sobre la imagen.


Composición química y presentación

Potente visionario que se extrae del cornezuelo del centeno. LSD son las iniciales en alemán de la dietilamida del ácido lisérgico. Se presenta en forma líquida, aunque por lo general se comercializa impregnado en papel secante (tripis) o más raramente en gelatinas o micropuntos.

Historia

Esta considerada la reina de las sustancias enteógenas, pues sus efectos son 7.000 veces más potentes que los de la mezcalina o el peyote. Las dietilamida del ácido lisérgico es descubierta de forma imprevista en el año 1943. Albert Hofmann experimentaba buscando un estimulante circulatorio y respiratorio, cuando absorbió sin querer un compuesto sintetizado años atrás, que le produjo efectos alucinógenos insospechados. Tras causar sensación en los círculos de neurólogos y psiquiatras, años mas tarde, irrumpe en la calle y es satanizada, como casi todas las drogas de abuso. Socialmente, en los años 60 tuvo su época de esplendor al ser adoptada por el movimiento Hippie como la droga bandera del momento. Posteriormente su uso ha sido constante, aunque minoritario, como sustancia de uso lúdico.

Dosis

Los tripis normalmente llevan entre 50 y 200 microgramos (mcg= millonesima parte de gramo). La dosis activa se encuentra a partir de los 25 microgramos, estando la dosis media en 100 mcg. y la dosis alta en 250 mcg. Como generalmente desconoceremos la cantidad exacta es conveniente no comerse más de ¼ de tripi hasta comprobar el efecto y evitar posibles sobredosis o viajes muy chungos. Es una sustancia muy particular, por lo que la misma dosis puede afectar de muy distinta forma a según qué personas y hay que tener en cuenta que por sus características, con dosis ínfimas puede producir grandes efectos.

Efectos

Los efectos del LSD son muy diversos e impredecibles, variando enormemente según la dosis y el tipo de persona que lo tome, (personalidad, estado anímico, entorno,…). Modifica los estados de conciencia, percibiendo el mundo interior y exterior de manera inhabitual, experimentando alucinaciones de gran intensidad, alteraciones en la percepción del espacio-tiempo, distorsión cromática y auditiva, disminución del sueño así como cansancio y rigidez muscular. Los efectos normalmente duran entre 8 y 12 horas, aunque se tarde bastante más tiempo en recuperar la normalidad total de la conciencia. Generalmente acentúa el estado anímico de quien lo consume, influyendo, además, el contexto, la personalidad y la predisposición de quien lo toma. Si estas tranquilo, en una situación de bienestar, puedes disfrutar de una experiencia enriquecedora y divertida, ahora bien, si te encuentras nervioso, inseguro, con miedos o preocupaciones, puede ser “lo menos”.
Se detecta en orina hasta 5 días después de consumir.

Efectos secundarios. Riesgos

El más peligroso es la posibilidad de quedarte colgado, esto se da en personas que presentan una predisposición a padecer trastornos psicológicos graves como esquizofrenia, brotes sicóticos, estados de confusión y delirio. A veces pueden repetirse los efectos sin haber consumido por asociación con otras sustancias, es decir consumir marihuana durante el viaje, y tener un flash back al volver a fumar marihuana días después (anclaje) Un consumo continuado o dosis muy altas puede desembocar en depresiones, paranoias y otros trastornos. El LSD no produce dependencia física ni psíquica aunque sí crea tolerancia.

Reduciendo riesgos

– Aunque hayas tenido buenos viajes es mejor espaciarlos en el tiempo. Es la mejor forma de poder volver a tenerlos y evitar riesgos ligados a un uso habitual, (angustia, depresión, insomnio…).
– El contexto puede influir decisivamente. Elige bien el lugar (que os sintáis tranquilos), el momento (sin malos rollos en la pelota) y la compañía (es mejor hacerlo con gente de confianza y mejor aún si hay alguien experimentado). Evita consumir solo. Intenta evitar improvisaciones a la hora de tomártelo, máxime si has ingerido otras sustancias o piensas hacerlo.
– El LSD combina pésimamente con la mayoría de sustancias de uso habitual, siendo el alcohol y la ketamina las menos recomendables. Ajo y agua que dice el refrán.
– Si no quieres que el viaje acabe mal de narices, ni toquéis el coche.
– La experiencia con LSD no es precisamente corta, procura tener libre el día siguiente.
– Si tomas, mejor con la digestión bien acabada, y mejor de pasta que de chuletón.
– Aunque te baje el ciego, es difícil conciliar el sueño, si te inflas a porros, tampoco dormirás y te puede entrar el mal rollo.
– Si te da un mal viaje no te agobies, tendrá su fin. Si lo haces no conseguirás pararlo, es mejor tranquilizarse, aceptarlo e intentar darle la vuelta. Si estas muy mal y SOLO has tomado LSD, tomate un Valium de la mínima concentración. SOLO si no has tomado nada más. Los malos viajes nunca vienen solos, cuando pase, analízalo y saca tus conclusiones, puede ser una lección interesante.
– Si estás con alguien al que le ha subido chungo, procura que se calme, no te agobies tú y transmítele tranquilidad, que intente darle la vuelta y no rayarse porque será peor. Si estáis en un local, salir y dar un paseo al aire libre. Si va a peor, lo mejor es ir al hospital o llamar a los servicios sanitarios.

2 comentarios

  1. cual es el principio activo de lsd

    by emilya — 17-abr-2016

  2. La dietilamida del ácido lisérgico

    by admin — 17-abr-2016

Dejar un comentario

euskera

Licencia Creative Commons

Ai Laket!! por Asociación Ai Laket!! Euskadi Elkartea se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported. Basada en una obra en www.ailaket.com