AI LAKET!!

19 nov

Captagón y su uso como arma de guerra

(Extracto del trabajo “Uso de drogas como arma de guerra” de Ai Laket!!)

De unos meses a esta parte, multitud de noticias nos remiten al uso generalizado por parte de los combatientes islamistas, en sus países aliados y en las líneas del frente de unas pastillas estimulantes “que les vuelve inquebrantables al cansancio” denominadas Captagon.

 

captagon

En dichas noticias se alerta de que según los testimonios recogidos, o por las continuas capturas por parte de otros frentes combatientes de hasta camiones cisterna repletos de pastillas de este compuesto, se estaría dando un empleo generalizado en los mismos frentes de batalla de estas pastillas.

Contiene y se trata de Fenetilina, que es un enlace químico de la anfetamina, y de la teofilina que se comporta como un pro fármaco. Se comercializa para su uso como un psicoestimulante bajo las marcas de Captagon, Biocapton y Fitton. O sea, la ahora tan nombrada Captagon, fue inicialmente el nombre comercial más conocido de la fenetilina, un estimulante sintético. Fármaco del tipo psicoestimulantes, que son los usados para el trastorno del déficit de atención e hiperactividad y nootrópicos. Recordemos que los nootrópicos son sustancias que estimulan los neurotransmisores y potencian la actividad del cerebro.

Como en casos anteriores y con otras sustancias, a finales de los 80 del siglo pasado se desvió a otros usos grandes cantidades de Captagon, el medicamento se incorporó al mercado negro y desde comienzos de los 1990, -con el aumento de las medidas de fiscalización- la fenetilina ya no puede obtenerse de fuentes lícitas, así que los traficantes (con el consentimiento de varios estados, como p.e. Arabia Saudí) han recurrido a la fenetilina de fabricación ilícita, además de sustituir esa sustancia por otros varios estimulantes anfetamínicos. En los últimos años se ha descubierto que además de fenetilina, la mayoría de las tabletas de Captagon incautadas contenían sulfato de anfetamina, además de estimulantes no sujetos a fiscalización internacional.

No es una droga desconocida. Se llegó a comercializar en España, en concreto como cápsulas duras de 220 mg con marca comercial Fitokey Eleuterococo, aunque en el resto de países que lo vendían en Europa se comercializaba en comprimidos de 50 mg.

Básicamente es un psicoestimulante, que en función de la dosis aumenta el ritmo cardiaco, produce excitación y euforia, que mejora el ánimo, la seguridad, la confianza y la habilidad. Reduce el hambre, el sueño y la capacidad de respuesta a los estímulos y el cansancio. También provoca sensación de alerta, tensión muscular y sensación de “no dolor”.

Por el formato de presentación y su consumo vía oral tiene una disolución lenta, aumentando el tiempo de los efectos, sin que estos sean demasiado intensos, excepto si se consume en gran cantidad. Ya sabéis, de nuevo, la dosis hace el veneno. Por las noticias aparecidas, se puede valorar que se está ejerciendo ya antiguas, diarias y continuas sobredosis en la manera de toma, por lo que el efecto anfetamínico sería muy potente con efectos a corto y medio plazo de ansiedad general, trastorno depresivo o compulsivo, episodios de agresividad, etc.

O sea, una alta dependencia psicológica, más si tenemos en cuenta el ambiente de descontrol absoluto de la procedencia, en su mayoría de laboratorios clandestinos o de guerra en Oriente Medio.

¿Sólo se trata de uso abusivo de fenetilina? ¿Y no de sulfato de anfetamina o variables? ¿Y no de metanfetamina? ¿Quién controla la fabricación? ¿Quién la distribución?

Señalar aquí la total contradicción de que los estados que legislan las drogas argumentan que hacen daño a nuestra salud y la de terceras personas. Los fanáticos yihadistas castigan a quienes las consumen, mientras favorecen, instigan u obligan a utilizar drogas para quitar lo más preciado, la vida propia y la de terceras personas.

¿Un ejemplo?: Ellos mismos lo cuentan. Un mercenario belga en la R. D. del Congo contaba en varios medios:

“Sentí un verdadero placer al machacar aquella cabeza negra. Vivía a todo tren, putas, cocaína, poder matar con patente de corso”. (…) “Sí, nunca nos faltan las drogas, ¿queréis alguna vosotros o qué? Jajaja.”

 

Puedes acceder al documento completo aquí:

También puedes escuchar el podcast:

No hay comentarios

Aún no hay comentarios.

Dejar un comentario

euskera

Licencia Creative Commons

Ai Laket!! por Asociación Ai Laket!! Euskadi Elkartea se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported. Basada en una obra en www.ailaket.com