AI LAKET!!

25 abr

ANTIGUOS USOS DE LAS DROGAS

 

AntiguosUsosDrogas@Ailaket

 

Existe una amplia variedad de plantas con propiedades psicoactivas cuyo consumo a lo largo de la historia ha producido y produce una modificación de consciencia en las personas usuarias. Tras una búsqueda en diferentes fuentes sobre ANTIGUOS USOS DE LAS DROGAS proliferan las alusiones a drogas vegetales y existen además diversas evidencias que permiten rastrear los orígenes del consumo de drogas en la antigüedad.

Las referencias en las que se basa este escrito vienen del libro “De Materia Médica” de Dioscórides , “Historia General de las Drogas” de Antonio Escohotado y algunos artículos científicos, como el que podemos leer a continuación:

“Desde mediados del siglo XX se ha incrementado el consumo de drogas en las sociedades occidentales por esta razón tiende a pensarse que es ésta una conducta reciente. Ése al menos es el caso de los productos de síntesis, pero no puede decirse lo mismo de la amplia variedad de plantas con propiedades psicoactivas que se encuentran en la naturaleza, cuyo consumo directo o tras sencillos métodos de procesado (infusiones, fumatorios, emplastos etc.) produce una modificación transitoria de la consciencia al consumidor.”

1

Imagen:  Representaciones del «Tesoro de los Sellos» en la ciudad micénica de Tisbe, Grecia, hacia el siglo XV antes de nuestra era.

Por tanto parece lógico pensar que nuestros antepasados pudieran servirse de ellas con diversos fines. ¿Pero cuándo y cómo se descubrieron los efectos psicoactivos de estas plantas?

Ya desde las antiguas civilizaciones del Mediterráneo se servían de plantas como remedios medicinales y vehículos espirituales y este hecho implica un largo proceso de familiarización progresiva con estas sustancias para que las primeras sociedades históricas alcanzaran un conocimiento sobre sus efectos, por lo que no parece descabellado suponer que la experimentación con las drogas se inició en la Prehistoria, en el artículo científico de E. Guerra Doce de la facultad de Filosofía y letras de Valladolid centra la investigación en el consumo de drogas en la Prehistoria. En este artículo afirma que se ha podido documentar la presencia de vegetales con principios psicoactivos en varios yacimientos prehistóricos de Europa.

Respecto a las referencias escritas, éstas se remontan al III milenio antes de nuestra era (a.n.e.).

Según los escritos Grecolatinos el empleo de estas sustancias ha sido diverso, dándose usos médicos, espirituales, religiosos, incluso alimenticios (como pudieron ser las semillas de la adormidera con alto valor alimenticio o como fuente de fibra en el caso del cáñamo)

Vamos a centrar la atención en tres especies que son la adormidera, la mandrágora y el beleño. Dejamos en el tintero otras muchas especies como: la belladona, la efedra, el cannabis, la ayahuasca, el estramonio, la atanasia, la coca, la nuez moscada, el loto azul, la vid, el tejo… además de otras especies de hongos y setas alucinógenos como son los monguis o las muscarias o el cornezuelo (hongo parásito del centeno).

Comenzamos hablando de la Adormidera, una de las especies que ofrece mayor número de testimonios; en latín denominada papaver Somniferum, de cuyo látex se obtiene el opio. Las referencias escritas más antiguas en relación con esta planta se encuentran en tablillas cuneiformes de los Sumerios que datan del siglo II a.n.e.  donde parece aludirse a sus efectos narcóticos (aunque esta teoría no está exenta de críticas) y ya con más seguridad en los papiros de Egipto faraónico a partir del año 1550 a.n.e (Papiro Ebers), las cuales evidencian el conocimiento de las propiedades psicoactivas de la adormidera.

El hallazgo de cápsulas y semillas de la amapola del opio en yacimientos griegos y romanos demuestran que el cultivo de papaver somniferum ya estaba plenamente desarrollado en el mundo clásico, seguramente para provechar las propiedades de sus simientes, pero también para asegurarse el suministro de opio, sustancia que se aplicaba en el tratamiento de multitud de dolencias. Por lo que el estudioso Antonio Escohotado lo considera la aspirina de su tiempo.

Además tanto en Grecia como en Roma, las cápsulas de adormidera son motivo decorativo plasmado en multitud de objetos (cerámica, monedas…) debido a la triple simbología que encierra esta planta: fertilidad, sueño/muerte y curación. De ahí que aparezca asociada a divinidades como Morfeo, Afrodita… entre otras.

A parte de su valor simbólico, es posible que esta planta desempeñara algún papel en las celebraciones de ciertas ceremonias religiosas. De hecho varios siglos antes del consumo de opio la adormidera desempeñó un destacado papel en los rituales de las comunidades del Mediterráneo Oriental, en las que se invocaba a una divinidad femenina representada en la estatuilla conocida como la Diosa de las Adormideras.

Respecto a la mandrágora debió de formar parte en algunos ungüentos mágicos o ungüentos de brujas empleados durante el Medievo. Cabe aclarar que todas las supersticiones relativas a las facultades mágicas de la mandrágora se remontan a tiempos antiquísimos y llegaron a Europa venidas del Próximo Oriente.

En cuanto a las virtudes de la mandrágora son conocidas desde tiempos tan remotos que ya figura como especie medicinal en diversas prescripciones del Papiro Ebers.[i]

Esta solanácea contiene tanto en el rizoma como en la raíz principios psicoactivos de sabor amargo, la mandragorina, complejo alcaloídico donde se hallan al hiosciamina, escopolamina, pseudohiosciamina, escopoletina o metilesculetina, además de otros compuestos de origen secundario.

Como se vé la composición es muy compleja.

En la obra “De bello judaico” de Josephus Plavus[ii] del siglo I de nuestra era, se narra la siguiente historia sobre la mandrágora:

Arrancar la mandrágora es empresa ardua, porque se adueña de quienes se acercan a ella, salvo si antes ha sido rociada con orina de mujer o sangre menstrua. Pero aún entonces es bien cierto que basta tocarla para morir…Hay que desenterrar la raíz todo en derredor hasta que solo una pequeña parte de la misma permanece invisible. Entonces se ata un perro a la raíz, y cuando el perro tira de ella para seguir a toda prisa a quien lo ató; arranca la mandrágora, pero muere allí mismo como víctima propiciatoria o representativa con lo cual se conforma la planta. Hecho esto, no existe ya peligro alguno.”

También en la Biblia hebrea hay algunas menciones a la mandrágora, repuntada planta de la fecundidad, quizá con alguna connotación afrodisíaca.

Por último sobre el beleño Dioscórides habla de que sus semillas formaban parte de la triaca y sobre todo, de los ungüentos de las brujas, integrados principalmente por las hojas de esta planta y también las de estramonio, belladona y mandrágora.

La vía de administración era mediante unturas de tales ungüentos, sobre todo en los sobacos y el bajo vientre, y su absorción por la vagina y el intestino recto, provocan alucinaciones. Dicen que a aquellas mujeres después de sometidas a tormento, acababan confesando y daban por cierto lo que en realidad solo había pasado en sueño.

Respecto a su composición sus principales principios psicoactivos son la i- hiosciamina convertida en mayor o menor grado en antropina y escopolamina, siendo similar en composición que la belladona pero el beleño las contiene en menor cantidad. Como los de la belladona los principios psicoactivos del beleño penetran a través de la piel y sobre todo a través d las membranas mucosas.

A pequeñas dosis aminora la circulación en los capilares y aumenta la presión arterial; a dosis mayores provoca parálisis vascular y la presión mengua.

El beleño tiene otra virtud muy singular: la de producir sensación de gran ligereza al que se halla bajo su acción le parece que pierde peso, se siente ingrávido y acaba creyendo que se eleva por los aires. Lo mismo que la bruja volando sobre su escoba. Al parecer la sensación de realidad es tan sólida que el consumidor está convencido de la efectividad de su vuelo.

Y como dice el refrán “Al que come beleño no le faltará sueño” en efecto se ha empleado para provocar dicho sueño desde hace años aunque actualmente se prescinde del beleño utilizando otro tipo de sustancias.

Continuará….

Ai Laket!!, para Suelta la Olla de Hala Bedi Irratia

10 de abril 2017

 

 

Bibliografía:

[1] Plantas medicinales: El Dioscorides renovado Pio Font Quer , 1999
«De materia medica», de Dioscórides: https://www.wdl.org/es/item/10632/
[2] “Historia General de las Drogas” Antonio Escohotado: http://www.escohotado.com/historiageneraldelasdrogas.asp
[3] Evidencias del consumo de drogas en Europa durante la Prehistoria. GUERRA DOCE:http://www.elsevier.es/es-revista-trastornos-adictivos-182-articulo-evidencias-del-consumo-drogas-europa-13087278
[4] Papiro Ebbers: http://www.toxipedia.org/display/toxipedia/Papiro+Ebers
[5]  “La guerra de los judíos”, Flavio Josefo
 https://es.wikipedia.org/wiki/La_guerra_de_los_jud%C3%ADos

No hay comentarios

Aún no hay comentarios.

Dejar un comentario

euskera

Licencia Creative Commons

Ai Laket!! por Asociación Ai Laket!! Euskadi Elkartea se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported. Basada en una obra en www.ailaket.com