AI LAKET!!

02 nov

Cannabis


Para descargar los materiales en euskera y castellano pincha sobre la imagen.

Composición y presentación

La planta del cannabis contiene cerca de 70 sustancias psicoactivas, los cannabinoides, de las cuales tres influyen de manera determinante en el índice de psicoactividad. El THC es el principio psicoactivo más importante, el CBN es de menos psicoactividad y con un efecto más sedante y el CBD, que aunque no exista una clara unanimidad al respecto, parece que bloquea el efecto del THC. El índice de psicoactividad se obtiene sumando el TCH y el CBN y dividiéndolo por el CBD.

El Hachís, una pasta ocre, de distintos tonos y texturas según la calidad, se obtiene prensando la resina de la planta y generalmente procede del norte de África. Se fuma liado en cigarrillos, mezclado con tabaco o en pipa directamente. También se fuman directamente algunas partes de la planta como los cogollos (marihuana), no así las hojas, tallo ni raíces. Supuestamente el hachís es más psicoactivo que la marihuana (es un concentrado de la misma) aunque debido a la deficiente calidad que existe en el costo que se comercializa en la calle, lo más usual es que sea al revés, sobre todo en plantas procedentes del autocultivo, actividad ampliamente extendida en los últimos años entre fumadores habituales. La Marihuana se fuma liada en cigarrillos, con o sin tabaco, así como en pipa. Otra forma de consumo es la ingestión, por medio de galletas, mantequilla, bizcochos o similares.

Historia

El cáñamo ha sido cultivado y utilizado desde hace miles de años, sobre todo en las culturas asiáticas, estando más o menos presente a lo largo y ancho del globo desde el 4000 a.n.e., hasta nuestros días. En Occidente el uso de esta sustancia tuvo un tremendo boom, a partir de los años 60, alcanzado cotas que sitúa el número de usuarios de esta planta en un sector social cada vez más importante. Actualmente los principales países productores de hachís son Afganistán, Marruecos, Nepal y Pakistán. En cuanto a producción de marihuana EEUU, México, Colombia y Tailandia.
En nuestro entorno el consumo de cannabis está muy extendido, siendo la droga ilegal más utilizada con bastante diferencia. Actualmente, aunque se ha llegado a unos niveles importantes de normalización social, sigue existiendo una importante estigmatización, tanto de la sustancia como de sus usuari@s. Es una droga utilizada por todo tipo de gente y de cualquier edad. Actualmente se consume en privado y es bastante usual hacerlo en establecimientos y lugares públicos, a pesar de las multas por consumo. Existen amplias corrientes de opinión en la sociedad en aras de su legalización, máxime en los últimos años, en los que existen investigaciones sobre las propiedades terapéuticas, industriales, etc., de esta planta milenaria. En Holanda ya esta permitida su comercialización en Farmacias para enfermos de SIDA, cáncer, etc. No para tratar la enfermedad en sí, sino para paliar los efectos secundarios de los tratamientos.

Dosis y posología

El cannabis puede tener grandes efectos con muy poca cantidad, aunque es imposible determinar, pues si en general son muchos los factores que influyen, en el cannabis aún hay más. El grado de pureza o adulteración, la tolerancia creada (en fumadores habituales), el índice de psicoactividad, el tipo de planta (distintas variedades con efectos muy distintos), las características del consumidor…, en fin, que cuando decidimos fumarnos un porro, hay que tener en cuenta que no hay dos porros iguales. Es aconsejable fumar poco a poco e ir calibrando el ciego, recordando que hay marijuanas que tardan en subir, y que cuando suben… Si lo ingieres en forma de bizcochos o pastas tarda más y en caso de atacón hambruno dispón de alternativas a la bollería cannábica, ya que si te pasas, puedes encontrarte en una situación bastante desagradable, cuando no peligrosa. En fumadores no iniciados, conviene autoobservarse y actuar en consecuencia pues el cannabis es una sustancia que sienta mal a cierto tipo de personas.

Efectos

El cannabis tiene efectos visionarios, aunque varían enormemente según la pureza, naturaleza, perfil del consumidor y/o entorno. En general se intensifican las sensaciones. Físicamente los efectos que aparecerán serán, entre otros, relajación muscular, descenso de la tensión arterial, sequedad bucal, inyección conjuntival (ojos rojos), taquicardia en algunas personas,…En otro orden podemos sentir, alegría o tristeza, risa fácil, apalanque, paranoia, desinhibición, etc. Con plantas muy potentes pueden darse efectos totalmente alucinógenos. Los consumidores habituales pueden llegar a normalizar e integrar sus efectos y cuando se alcanza cierto nivel de tolerancia y dependencia, se puede llegar a fumar para estar “normal”. En pequeñas cantidades puede aumentar la creatividad, aunque también puede darse una disminución de la concentración, memoria así como lentitud mental y física.
Se detecta en la orina en 20 días en consumos esporádicos y hasta en 80 en consumos regulares

Efectos secundarios. Riesgos

-El cannabis como cualquier otro vegetal, al quemarse genera sustancias muy tóxicas, que se quedarán en nuestros pulmones, generando problemas de orden respiratorio, ( bronquitis), más aún si se consume con tabaco y papel (porros), que es lo más habitual. En fumadores habituales es frecuente padecer bronquitis crónica y tos carraspera.
-Aunque no desarrolla dependencia física, sí puede generar una dependencia psíquica importante, sobre todo si le das utilidades que superan el consumo en tiempo de ocio, (para dormir, para desconectar, para echar un café, después de comer, para estudiar, para trabajar… )
-Puede presentarse un pequeño síndrome de abstinencia al interrumpir un consumo frecuente, con aumento de ansiedad, irritabilidad, insomnio, falta de apetito,…
-Mezclado con alcohol, (sobre todo con el estomago vacío), te puede dar un bajón de tensión, (blanca). Échate refresco de cola o un té azucarado y airéate.
-Es conocido la tremenda gusa que provoca, sobre todo de dulces. Si te pones hasta la bola, sufrirás los trastornos derivados de un consumo excesivo de azucares, que no son pocos.
-En dosis altas puede provocar paranoias, ansiedad y otras alteraciones.
-Aunque en pequeñas dosis puede abrir nuevas percepciones en tareas exclusivamente creativas, reduce la capacidad de concentración, y por lo tanto, dificulta tareas como el estudio o la conducción.

Reduciendo riesgos

-El hachís suele estar adulterado (miel, henna, heno, arena, calcita, fibra de cáñamo,…) y tiene unos índices de psicoactividad bajos. Si fumas y tienes oportunidad, mejor cultivar marihuana para tu consumo, tu salud y el bolsillo lo agradecerán.
-Las mezclas van fatales, sobre todo con alcohol.
-Destínale un lugar no preferente en tu vida, mejor consumirlo esporádicamente, de esa forma evitarás riesgos asociados al consumo continuado y podrás disfrutar de todo su potencial.
-Aunque su uso está muy extendido, sigue siendo ilegal y penado, guarda bien la china y escoge un sitio adecuado para consumirlo.
-Si lo comes en galletas u otros productos, ten en cuenta que tarda en subir, ten paciencia y no te atiborres.
-Está muy presente en la vida diaria. Escoge los momentos, evita fumar sistemáticamente siempre que te pasen un porro, sobre todo si tienes cosas que hacer o las estás haciendo.
-Si piensas que te sobrepasa pide ayuda especializada.

3 comentarios

  1. Hay grandes obras de arte caseras en lo relativo al cultivo en casa. Aquí os dejo 10 fotos relacionadas con el tema. Saludos!

    http://www.10mejoresfotos.com/2014/01/las-10-mejores-fotos-de-plantaciones.html

    by tania-tatiana — 29-ene-2014

  2. ME DA IWAL TOOOO YO ME FUMO MI PORROS Y YAAASTAAAA JODEEE

    by CARAPIE — 30-may-2014

  3. BIPOOO

    by CARAPIE — 30-may-2014

Dejar un comentario

euskera

Licencia Creative Commons

Ai Laket!! por Asociación Ai Laket!! Euskadi Elkartea se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported. Basada en una obra en www.ailaket.com